ADOLESCENTES Y FAMILIA

Coaching adolescentes y/o padres

El adolescente vive en una etapa de transición de la infancia al mundo adulto. Como en toda etapa de transición, existen cambios, inseguridades, se enfrentan a  una nueva realidad, tiene que tomar decisiones y lograr una autonomía desde la responsabilidad.

Un proceso de coaching permite al adolescente avanzar hacia su objetivo de llegar a la edad adulta, de una forma positiva, conociendo mejor sus capacidades y su potencial , identificando sus dificultades, con mayor confianza y cambiando creencias que le pueden limitar.

Como padres damos a nuestros hijos nuestros valores familiares, una buena educación académica y un estado de bienestar adecuado a sus necesidades. Si a eso añadimos una formación centrada en el SER , lograremos algo muy demandado en nuestra sociedad que va más allá de la preparación académica.

Por otro lado los padres a veces se encuentran con dificultades en relación con sus hijos adolescentes. Los padres siguen siendo un referente para ellos aunque estos no lo manifiesten. Pero al mismo tiempo hay necesidad de autonomía y unos cambios que implican una relación distinta padres-hijos a la que a veces cuesta amoldarse. Los padres acompañan en los cambios, se convierten en la mano que con el arco impulsa la flecha, su hijo, hacia la vida adulta. En esta fase se construye la relación con una comunicación desde la confianza, la aceptación incondicional, la comprensión mutua, la responsabilidad y con los limites establecidos desde el amor y no desde el miedo. Pueden surgir obstáculos en el camino por lo que puede resultar útil un proceso de coaching con los padres de forma individual o sistémica (padres e hijos).

OBJETIVO DEL COACHING AYUDAR a los padres en el proceso de desarrollo de sus hijos y/o AYUDAR al adolescente a que crezca de forma positiva en su desarrollo personal.

¿QUÉ HAREMOS EN LAS SESIONES? Con el adolescente trabajamos desde los objetivos elegidos por el adolescente o los acordados con los padres y consensuados con aquel. Establecido el objetivo habrá un camino de aprendizaje en el que se irán desatando los nudos que lo obstaculizan y se establecerá un plan de acción.

Dichos objetivos pueden ser diversos. Ejemplos de procesos: “Quiero aprovechar mejor el tiempo”. “Quiero estar tranquilo mientras me preparo los exámenes”. “Quiero mejorar la relación con mis amigos”. “Quiero mejorar la relación con mis padres o hermanos”. “Quiero hablar mejor en público”. “Quiero tener más confianza en mi mismo” .“Quiero conocerme mejor” “Quiero adelgazar”...

Con los padres en su caso trabajaremos los objetivos establecidos por ellos. Ejemplos de procesos: “Quiero mejorar la relación con mi hijo ”. ”Quiero que mis hijos cooperen en casa”, “Quiero conciliar mi vida laboral y profesional”. “Quiero estar más tiempo con mi familia”.“Quiero tener más tiempo para mí”…

En ocasiones se podrá acordar trabajar de forma sistémica, con los padres y el adolescente al mismo tiempo.

 METODOLOGÍA la metodología está basada en las técnicas del coaching mediante las cuales a través de preguntas se acompaña al adolescente y/o los padres, ayudándole a que definan el objetivo y su situación ideal, a que interpreten la realidad sin creencias que le limiten, a que tomen sus decisiones y establezcan un plan de acción sin que nadie les aconseje. En el coaching se trabaja con clientes y no con pacientes, ni alumnos. El coach no es un consultor ni actúa como un psicólogo aunque en su formación pueda serlo. El cliente es el que logra, con su convicción, el objetivo.